Donar sangre con hepatitis

La hepatitis es una condición anormal del hígado caracterizada por la inflamación del mismo, la cual puede ser producida por virus afines al tejido hepático (virus de la hepatitis A, B, C y D), intoxicaciones o como parte de la manifestación clínica de otras enfermedades, por ejemplo, la mononucleosis. Por muchos años, se ha dicho que es imposible donar sangre si en algún momento se sufrió de hepatitis. Sin embargo, gracias a numerosos estudios médicos, podemos asegurar que dicha afirmación no es del todo cierta.

¿Donar sangre engorda?

Según distintas investigaciones se determinó que donar sangre no engorda ni adelgaza. Este mito suele estar fundamentado en la posibilidad de que posterior a la donación el donante experimente un gran apetito; esto suele suceder ya que el organismo necesita recuperar y compensar la pérdida de energía tras la donación.

Importancia de la donación de sangre

Una de las cosas más importantes del hombre contemporáneo es la insistencia de fomentar la sensibilización social, en la comunidad y en todo su entorno. La importancia de ayudar, entender las necesidades y apoyarlas, entre tantísimas causas está la más sencilla, la donación de sangre. Donar sangre ayuda a salvar vidas, cuando disminuyen bruscamente los niveles de sangre o alguno de sus componentes, la única probabilidad de sobrevivir, para muchísimos pacientes, es recibir sangre.

Ir arriba