Donación de sangre

La donación de sangre es un proceso médico mediante el cual se procede a la extracción de sangre a una persona que ha asistido de manera voluntaria y sin remuneración económica en muchos de los casos. Sin embargo, existen países en los que se ofrece algún tipo de pago a aquellas personas que estén dispuestas a la extracción de su sangre. Dicho pago puede ser tanto en dinero como en día libre de trabajo.

En los países donde no existe el sistema de donación de sangre, la misma es donada por los familiares a su paciente y en caso que ninguno tenga las condiciones óptimas para realizar la donación, se realiza un pago para poder encontrar un donante. La ventaja de que el proceso se realice bajo donación es que el riesgo de contaminación y posibilidad de transmisión de enfermedades es menor que cuando se ofrece algún tipo de incentivo.

Donar sangre a pesar de ser un proceso bastante sencillo tiene unos requisitos mínimos que deben cumplir todas aquellas personas que deseen donar. Tales requisitos son los siguientes:

  • a) Tener una edad comprendida entre 18 y 65 años de edad
  • b) Tener un peso corporal igual o superior a los cincuenta kilogramos
  • c) Poseer una tensión arterial sin alteraciones
  • d) No padecer de Anemia
  • e) No poner en práctica acciones en las que se puedan contagiar enfermedades como la sífilis, el SIDA y hepatitis.

Esta acción no puede realizarse de manera libre, en las mujeres está permitido hasta un máximo de 3 veces en todo un año y en el caso de los hombres 4 veces. Indistinto del sexo, se debe esperar un lapso de tiempo de mínimo 2 meses entre cada donación.

Cómo es el proceso cuando se dona sangre

Cuando el voluntario cumple con los requisitos especificados en el párrafo anterior, se procede entonces a la donación que comprende 4 fases de desarrollo. Estas fases son:

  • 1.- Entrevista.
  • 2.- Exploración.
  • 3.- Extracción.
  • 4.- Recuperación.

En la fase de entrevista se procede a conocer, registrar e identificar al voluntario el cual ofrece sus datos personales mediante una hoja firmada, dando garantías de que es fiable la información suministrada. La finalidad de esto es poder, en caso de ser necesario, contactar con el voluntario. Además de los datos personales se proporciona un cuestionario de historial médico y actividades que desarrolla en su vida diaria que pudieran poner en riesgo la donación. De esta manera se busca la seguridad de la donación tanto para quien la dona, como para quien la recibe.

La fase número dos corresponde a la exploración que es la fase en la que se comprueban datos médicos como el pulso, la tensión y la hemoglobina. Si los resultados resultan satisfactorios se procede a la donación. En el caso opuesto el equipo responsable le anuncia al donante sobre la anomalía que fue encontrada y le ofrece posibles recomendaciones a tomar.

La extracción de la sangre que es el paso número tres (3) se realiza de una vena que se sitúe en el área de flexión del codo durante aproximadamente 10 minutos (hasta obtener la cantidad de 450 mililitros). En este momento, también se toma nuevamente una muestra de sangre para realizar un estudio más detallado y descartar posibles enfermedades que puedan ser transmitidas. Es importante que el voluntario certifique que los materiales que se utilicen sean estériles, de un único uso y desechables.

 

La recuperación del voluntario consiste en que una vez la extracción se haya realizado con éxito, tome un descanso de mínimo 15 minutos donde se le proporcionará un alimento y bebida ligera para que continúe sus actividades normales. Durante las 24 horas siguientes a la donación, es importante que se ingiera mucho líquido para ayudar en la reposición de la sangre.

La sangre que es extraída, posteriormente le será inyectada a otra persona que la necesite. Este proceso es conocido como  transfusión de sangre. Una vez que la sangre es extraída del donante y antes de realizar la transfusión a un paciente, el equipo capacitado se encarga de realizar un fraccionamiento de esta que, básicamente consiste en separar cada uno de los componentes presentes en la sangre, controlar y revisar que la calidad de ésta sea óptima y de almacenarla en espacios con temperaturas necesarias para su conservación.

A pesar de los tan avances tecnológicos que existen hoy en día, este tipo de procesos aun se llevan a cabo de manera tradicional, pues la sangre es un líquido tan vital e importante que hasta los días de hoy no se le ha podido realizar una imitación mediante procesos sintéticos.

De una misma extracción de sangre se puede obtener tres productos de gran importancia como lo son: el plasma, capa leucoplaquetar y concentrado de hematíes. A continuación detallaremos a que hacen referencia cada una.

De qué está compuesta tu sangre

El plasma constituye un 55% la totalidad de la sangre. Está compuesta por agua, por lo que es líquida y se encarga de trasladar las células a todo el cuerpo. El plasma forma parte de las defensas inmunológicas que posee el cuerpo humano. Ésta se obtiene al separar de la sangre los glóbulos rojos y los glóbulos blancos. El plasma se puede conservar durante 2 años únicamente con temperaturas inferiores a -29°C.

La capa leucoplaquetar se llama así por componer la capa de leucocitos y plaquetas. Se distingue por su color claro y la fina capa que está situada entre los glóbulos rojos y el plasma. Ésta está compuesta por células blancas y plaquetas. A diferencia del plasma, esta se mantiene conservada a un periodo menor, esta se puede mantener únicamente durante 7 días a una temperatura de 22°C con agitación constante.

Por su parte, el concentrado de hematíes está compuesto de las células más importantes de todo de la sangre como lo son los glóbulos rojos, ya que son las encargadas de transmitir el oxígeno por todo el cuerpo humano a través de su canal, los pulmones. Estos, almacenados a una temperatura de 4°C se conservan durante 42 días.

Con el centrifugado, se logra que los diferentes componentes de la sangre según su densidad de dividan en capas y así poder identificar y separar fácilmente cada uno de ellos.

Entonces, la finalidad de la separación de estos tres importantes productos mediante el fraccionamiento es que de esta manera el paciente reciba únicamente lo que necesita para su mejoría. Cabe destacar que con la misma donación de un voluntario se puede ayudar a varios pacientes.

Dona sangre, dona vida

Es de gran importancia que se realicen donaciones en los periodos de tiempo permitido, de esta manera se contribuye a salvar vidas y mejorar la salud de seres humanos. Ejemplos de casos de personas que pueden necesitar transfusiones de sangre son las mujeres con algún tipo de complicación en su embarazo como lo son hemorragias, niños con anemia, personas que sufren traumatismos graves causados por accidentes o desastres naturales, pacientes cancerígenos y pacientes de intervenciones quirúrgicas de alto riesgo. También, las donaciones de sangre son utilizadas para elaborar factores de coagulación para hemofílicos.

Donar sangre se convierte entonces en una necesidad constante para pacientes por el hecho de que son muchas las razones por la cual un paciente puede requerir una transfusión y además que éstas sólo pueden conservarse durante un periodo de tiempo determinado, ya que una vez transcurrido ese tiempo, la sangre pierde vitalidad y deja de servir para efectos médicos.

Son diversas las acciones que se pueden realizar con los 450 ml. que son extraídos en un acto de donación. La cantidad extraída de sangre no es representativa en relación a lo mucho que se puede hacer y significar con ella. Si las personas que de manera regular hicieran este noble acto de forma masiva, garantizarían a las instituciones responsables la disponibilidad de éstas al momento y lugar preciso en que sean solicitadas.

Tipos de donaciones de sangre

Existen cinco tipos de donaciones que las detallaremos a continuación:

La primera de ellas es la donación de sangre: En este tipo de donaciones se procede a la donación total de la sangre que es extraída. Es el tipo de donaciones que se ve con mayor frecuencia y la que hemos especificado en todo el artículo. En ésta, mediante un proceso de centrifugado se logra la división de todos sus componentes (glóbulos rojos, plasma y plaquetas). El proceso completo de este tipo de donación tiene una duración de 1 hora con 15 minutos (incluyendo todas sus fases), aunque el proceso propio de extracción tenga una duración de 10 minutos. Para la donación de sangre completa, lo recomendable es que se realice cada 60 días.

El segundo tipo de donación que mencionaremos es la donación de plaquetas: Durante este tipo de donación se extrae una cantidad mucho menor a la donación completa. Luego de esto, se somete a un proceso de separación de células y la máquina absorbe únicamente las plaquetas. Una observación que se debe tener en cuenta en este tipo de donación es evitar levantar objetos muy pesados y actividades de alto rendimiento físico. Con este tipo de donaciones, un solo donante provee una cantidad suficiente para una dosis completa de algún paciente que las requiera. En algunos casos, logra ser suficiente para hasta 3 pacientes. El caso es diferente en las donaciones completas, en esta son necesarias 5 donaciones completas para poder alcanzar la dosis necesaria para una terapia. Las plaquetas, son vitales para pacientes que padecen de cáncer y en las intervenciones quirúrgicas de algún trasplante de órgano. Para este tipo de donación, la máquina absorbe las plaquetas, una mínima porción de plasma y devuelve los glóbulos rojos y el sobrante de plasma al voluntario de la donación.

Aspectos importantes a saber referente al tipo de donación de plaquetas es que quienes van a donar su sangre no deben haber ingerido ningún tipo de producto que contenga en su composición aspirina en las 48 horas previas a la donación, pueden donar hasta dos veces en un mismo mes por todo el año, la duración es aproximada entre 1 hora y 2 horas y treinta minutos y durante el proceso de donación el donante puede tanto mirar una película como escuchar música; actividades que no impidan el desarrollo del acto.

El tercer tipo de donación tiene que ver con las donaciones de plasma: En este tipo de donación se utiliza igualmente una máquina con equipos estériles de un solo uso que transporta el plasma y algunas plaquetas desde el brazo del donante hasta el recipiente que almacena la extracción. Igual que en los casos anteriores, la máquina devuelve al donante los restos de los componentes de la sangre; en este caso las plaquetas y los glóbulos rojos. Para ser un donante de plasma los de tipo de sangre AB corresponden al plasma universal y únicamente el plasma y las plaquetas pueden ser donadas a pacientes de cualquier tipo de sangre. Por el contrario, los glóbulos rojos si son compatibles con un grupo selecto de pacientes. Quien posean un tipo de sangre del grupo AB, se convierten en perfectos candidatos para ser donantes de plasma.

El cuarto tipo de donantes pertenecen a la donación de glóbulos rojos: Este tipo de donación se asemeja en gran medida al tipo de donación completa. Lo que establece la diferencia en cada una es que en la donación de glóbulos rojos la maquina empleada es diferente ya que solo extrae dos unidades de glóbulos rojos en un proceso y devuelve el resto de los componente de la sangre. Éste es el componente de la sangre que más es necesitado para las transfusiones y algunos tipos de sangre no aportan un suministro suficiente. Los donantes del tipo de sangre O y Rh negativo necesitan tener los niveles de hemoglobina, peso y estatura por encima del requerido para poder donar dobles glóbulos rojos. Las donaciones de este tipo tienen un tiempo de duración de 1 hora y 25 minutos y el lapso de tiempo entre cada duración no puede ser menor a los 4 meses.

El último tipo de donación corresponde a las donaciones autólogas: Éstas consisten en que un mismo paciente hace la donación para su propio uso. Es decir, se le realiza una extracción de sangre antes de ser intervenido quirúrgicamente, por ejemplo. Este tipo de donación no se rige bajo los estudios que si son necesarios para los otros tipos de extracciones donde la sangre sería para un sujeto B. En este caso, como es para la misma persona, no se resultan mayores complicaciones. Si por alguna razón no se utiliza la sangre por el paciente, automáticamente se descarta y no puede ser utilizada por otra persona ya que no estuvo sujeta a los estudios de seguridad necesarios.

Qué tipos de sangre existen

Ahora bien, en los párrafos anteriores se mencionaron tipos o grupos de sangre que serán explicados a continuación:

A simple vista la sangre es igual en todas las personas, pero esto no es así aunque todas las muestras de sangres contengan glóbulos rojos, plasma, plaquetas y glóbulos blancos. Cada individuo posee diferentes sustancias de anticuerpos en sus glóbulos rojos. Este tipo de sustancias son células que no son visibles por el ojo humano sino a través de microscopios. Estas células son las que se evalúan y pueden ser tanto aceptadas como rechazadas por el organismo en una posible transfusión de un paciente.

Para evitar complicaciones médicas, los expertos han designado grupos de sangre en relación a los tipos de sustancias que posee. Dichos grupos son los siguientes:

1. Sangre de tipo A, contiene marcadores o sustancias del tipo A.

2. Sangre de tipo B, contiene marcadores o sustancias del tipo B.

3. Sangre de tipo AB, contiene marcadores o sustancias del tipo A y del tipo B.

4. Sangre de tipo 0, son aquellas que no contiene marcadores o sustancias del tipo A ni B.

A estos tipos de sangre se le suma un factor llamado Rh (no aplica para todas las personas). Entonces, tanto el tipo A,B,AB y 0 pueden presentar este factor clasificándose como positivo o negativo sin el factor Rh.

Ahora bien, sumándole a los tipos de sangre este factor, se da lugar a 8 nuevos tipos de sangre que serían:

  1. 0 negativo.
  2. 0 positivo.
  3. A negativo.
  4. A positivo.
  5. B negativo.
  6. B positivo.
  7. AB negativo.
  8. AB positivo.

Esta clasificación es de suma importancia ya que la transfusión de un tipo de sangre inadecuada puede causar problemas en la salud del paciente que recibe la transfusión. Ya que dependiendo del tipo de sangre que se posea y reciba un tipo de sangre inadecuada, el organismo activará su sistema de defensa y destruirá las células que han ingresado al organismo. Dicha reacción puede causar fiebre y problemas de vital importancia como en el sistema respiratorio y el sistema renal.

3.5/5 (2 Reviews)

4 comentarios en “Donación de sangre”

    1. Los valores normales van entre 13,3 y 18 g/dl en hombres; 11,7 a 15,7 g/dl en mujeres, pero por efecto de la hemodilución de la sangre en los/las deportistas, se pueden encontrar valores más bajos sin que aparezca anemia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba